LA FESTIVIDAD DE SAN ANTONIO ABAD

Escrito por Pere Serret Besa

0 76

El día diecisiete de enero, de cada año, se celebra la festividad de San Antonio Abad, se apunta que fue concretamente la fecha en que murió. El relato de su historia tiene elementos históricos y otros de carácter legendario; se sabe que abandonó sus bienes para llevar una existencia de ermitaño y que atendía a varias comunidades monacales en Egipto. Se dice que alcanzó los 105 años de edad.

San Antonio nació hacia el año 250 en Queman, al sur de Menfis (Egipto), otros dicen si fue en la población de Comes cerca de Heracleópolis Magna, en el bajo Egipto. A los dieciocho años quedó huérfano, con una hermana más pequeña y un rico patrimonio que no le duró mucho tiempo. Se comenta que entrando un día a la iglesia escuchó esta lectura del Evangelio: “Si quieres ser perfecto, ve y vende todo lo que tienes y entrégalo a los pobres…..”. Así lo hizo, vendió todo lo que tenía y repartió el dinero entre los necesitados , confió el cuidado de su hermana a unas vírgenes consagradas y se retiró al desierto para buscar a Dios en la soledad.

A San Antonio se le considera patrón de los animales, domésticos, ya que le cautivaban muchísimo y siempre los cuidaba. Respecto a su vinculación con ellos, cuenta la leyenda que en una ocasión se le acercó una jabalina, con sus jabatos ciegos, y San Antón los curó. Como muestra de agradecimiento la jabalina se quedó a su lado para siempre, para protegerlo de otros animales (por eso se le representa con un cerdito a sus pies).

Después de su muerte, se cuenta que en la Edad Media se invocaba a San Antonio para proteger los campos y a los animales de las pestes, y así es como surge el verdadero origen de esta fiesta. Por tradición a ello volverán a desfilar por nuestras calles, carrozas y caballerías, en honor a San Antonio Abad (a pesar de que cada vez menos), dado que la modernización y los avances en la maquinaria agrícola indudablemente han sustituído, a los animales de campo, circunstancia que ha motivado que haya mermado la vistosidad que representaba en anteriores tiempos.

Se supone que en Lleida, como cada año, se procederá a los actos de bendición de los animales y se sucederá a festejar los tradicionales “tres tombs”. Una vez más finalizará la jornada con la entrega de premios a las carrozas y caballerías participantes, dando un adiós a los festejos con el sabor y grato recuerdo, que siempre han dejado huella ante nosotros.

(San Antón), La semana de los Santos barbudos, fríos y vientos. Sin duda esta festividad pone de manifiesto una nueva etapa de convivencia y fraternidad entre todas las personas del agro leridano, y como agricultor que fui en tiempos pasados, no puedo por más que unirme a tan señalado acontecimiento.

Deixa una resposta

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.