Totlleida, és un diari digital de les Terres de Lleida

¿SON NECESARIOS LOS PROGRAMAS DEL CORAZÓN?

Escrit per Pere Serret Besa

0 21

En mi opinión, los programas del corazón no son necesarios. Ahora bien, hay que respetar lo veredicto de cada persona. Para empezar me permito contestar a una pregunta, ¿qué son este tipo de programas?. Las denominaciones periodismo del corazón, prensa rosa, crónica rosa, o chismes de la farándula etc. etc. (del inglés”grossip” traducido como chisme), reciben el periodismo dedicado a informar sobre la vida de las celebridades y la farándula, dependiendo claro está, siempre del país y sector en cuestión (socialaité, artistas o concursos reality)  No les quepa la menor duda que los programas del corazón, son un tipo de eventos que están basados en el cotilleo. No es cualquier tipo de cotilleo, sino que es chismorreo sobre famosos.

A mucha gente no les gusta este tipo de programas, ya que no les importa la vida de famosos, pero sí cabe decir que también existen personas que están muy obsesionadas sobre este tema. Por resumir, la telebasura (entre comillas), es un subgénero televisivo que muestra sin pudor y con exageración la esfera íntima y privada de las personas que participan en el mismo. Dicho de otro modo es la retransmisión en televisión de contenidos que tratan sobre las vergüenzas del género humano; aquellos temas que, en casi cualquier otro contexto no serían sacados a la luz. Es cuando se deforma la situación: famosos y anónimos destapan sus intimidades a cambio de fama y dinero.

Antes de la llegada de la televisión a las sociedades contemporáneas, este instinto por obtener información había evolucionado en forma de tertulias en las plazas de los pueblos: sus habitantes comentaban a modo de chascarrillo las intimidades y aspectos personales de los vecinos, con el fin de advertir estado de ánimos o prevenir sobre ciertos comportamientos.  Conocer las situaciones personales de la gente les ayudaba a moverse más cómodamente en un contexto, situación o ambiente.  El profesor Antón R. Castromil en sus clases de Opinión Pública en la Universidad Complutense de Madrid, opinaba que el televisor había pasado a convertirse en esa “plaza de pueblo”, dónde sus personas habían pasado a ser lo que eran los vecinos y los programas se convertían en las tertulias donde se comentaban las intimidades. Dijo no hemos cambiado: no somos más inmorales. Simplemente, lo que ha cambiado ha sido el formato.

Groucho Marx (Actor estadounidense), manifestaba a veces : “Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro”.

En los tiempos  que vivimos dejar el televisor para salir al aire libre o para mantener una conversación corriente se ha vuelto algo insatisfactorio cuando la vida, además, se ha vuelto difícil y aburrida. Sin embargo hay que reconocer  que la televisión tiene siempre algo interesante que ofrecer. Es posible que a veces lo que más nos interesa son los aspectos negativos. Esto explica por qué los programas que tratan este tipo de informaciones son, además de los que más enganchan, los que más índice de recuerdo sobre lo que ofrecen tienen en los espectadores, de cara a tener presentes esas historia para seguir dotando de estos contenidos de programación.  La televisión es como un frigorífico: dentro puedes encontrar una hamburguesa, leche, caviar, embutido, tomates…Unos días te apetece una cosa y otros días otra O, ¿acaso comerías caviar todos los días?.

Y para terminar recuerdo haber leído aquella frase que pronunció esta gran actriz esadonunidense Bette Davis: “La televisión es maravillosa. No sólo nos produce a veces dolor de cabeza, sinó que además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán”.

Pere Serret Besa

Deixa una resposta

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.