Descalcificador de agua, ¿con sal o sin sal?

Reduce la dureza del agua de casa con estos aparatos, pero antes echa un vistazo a lo que tenemos que contarte sobre sus variantes.

Si has pensado en comprar un descalcificador de agua, alguna vez te habrás preguntado ¿Cuál es la diferencia entre uno de estos descalcificadores a base de sal y los otros que no utilizan sal?. En muchos casos se nos hace creer que ambos funcionan igual, y la única diferencia es la sal utilizada para acabar con la cal. Esto realmente no es verdad. Te lo contamos.

Descalcificadores de sal

Echemos un vistazo a cómo funciona este sistema. Por definición, el ablandamiento del agua elimina los minerales principales que causan la dureza como son el calcio (Ca) y el magnesio (Mg) del agua a través de un proceso denominado intercambio iónico y los reemplazan con sodio (lo que se conoce como sal). Este tipo de sistemas utilizan unas resinas con capacidad química para atrapar estos iones de calcio y magnesio y eliminarlos de manera segura.

Descalcificadores sin sal

En el proceso a base de sal anterior, los minerales culpables de la dureza se eliminan del agua. En el proceso sin sal, los minerales se retienen en el agua, pero cambian su forma para que no se adhieran a las superficies. Por eso los descalcificadores de agua «sin sal» en realidad no son descalcificadores, sino «acondicionadores de agua».

Aunque tenga un nombre poco atractivo, el papel del descalcificador de agua es muy importante tanto para nuestra salud como para la de los electrodomésticos. Sonará a broma, pero si no queremos tener problemas con la lavadora, la caldera, el termo eléctrico, el calentador de agua o el lavavajillas, es importante contar con uno de estos equipos. Estos sistemas, dependiendo se su tratamiento, reducen la dureza del agua, o lo que es lo mismo, eliminan el calcio y magnesio, asegurando la erradicación de estos problemas, y otros sistemas transforman el carbonato de calcio (denominado comúnmente como cal) consiguiendo que esta no se adhiera a nuestras tuberías, aparatos de agua y electrodomésticos.

Por eso, hay que andarse con ojo a la hora de comprar uno de estos descalcificadores. La principal división que se hace con ellos tiene que ver con el uso de la sal, ya que los hay que recurren al intercambio iónico para mejorar el agua y reducir su dureza; pero poseen unos riesgos importantes que acaban anteponiendo la figura del descalcificador sin sal como la más interesante y saludable.

¿Por qué es mejor sin sal?

Los «descalcificadores tradicionales» cuyo funcionamiento parte del uso de la sal provocan una serie de consecuencias poco deseables para el usuario. En ellos, como hemos señalado anteriormente, el calcio y el magnesio del agua se sustituyen por los iones de sodio de este otro mineral. ¿Qué ocurre?, que a pesar de que el agua dura no es recomendable para la salud de nuestras instalaciones, tampoco lo es erradicar por completo el magnesio y el calcio que contiene, y mucho menos cuando adquiere sodio (sal) que termina de hacerla no recomendable para el consumo humano.

A consecuencia de esto, aparte del descalcificador con sal, el usuario tiene que instalar también un equipo de osmosis inversa que adapte el agua a las condiciones necesarias para su potabilidad, reduce la corrosividad y, a veces, no es capaz de acabar con cierto sabor salado. El principal problema es que todo esto requiere una instalación adicional y, por tanto, un gasto extra.

Por eso, la alternativa que más adeptos está ganando es precisamente la que no recurre a la sal. Estos equipos cambian la estructura cristalina del carbonato de calcio para que reduzcan sus peligros al mínimo, y lo hacen sin acudir al intercambio iónico. También, evitan el desperdicio de esta sustancia tan necesaria para nuestro día a día, son fáciles de instalar y no requieren mantenimientos. Nada de depósitos de sal que rellenar ni ajustes que modificar, ni siquiera de limpieza.

Además de todo esto, y como es evidente, no requieren un equipo de osmosis inversa y, por tanto, los costes se reducen. Los descalcificadores sin sal son más baratos que los que sí la tienen, y para colmo son mucho más saludables tanto para las personas como para los aparatos del hogar ya que no generan corrosión. Al final, son todo ventajas por un lado y desventajas por el otro cuando los analizamos cara a cara.

Las diferencias saltan a la vista, y los resultados también. Cada vez son más los que apuestan por este tipo de equipos para neutralizar la cal que nos llega a nuestros hogares y es que las consecuencias de uno y otro juegan en ligas completamente diferentes. Uno es económico, mejor para la salud y no requiere mantenimientos; el otro es más caro, requiere de equipo adicional, es más pernicioso para la salud y además necesita reabastecimiento, mantenimientos constantes y ajustes cada cierto tiempo.

Si tú eres una de esas personas que necesita acabar con los problemas que origina la cal, debes saber que ya existen estos descalcificadores sin sal y a un precio más que competente. De entre estos sistemas, destacan sin lugar a dudas los comercializados por marcas como Ecocal y sobre todo el sistema de última generación ScaleBuster. No dudes en decantarte por la opción más adecuada, como tampoco en hacerlo con la mayor brevedad posible. Está más que comprobado que el agua con altos niveles de mineralización es nociva y, a la larga, puede resultar dañina hasta para la piel y el cabello.

2 Comentaris
  1. Pedro diu

    Opino que és un equip bastant fiable i més que provat. Al mercat sembla que sense comptar amb els descalcificadors de sal tota la resta es fica en el mateix sac i he pogut comprovar (informant) que els fonaments en què es basen no són iguals a altres productes.
    Conec múltiples casos en què els resultats són molt positius i els avantatges del seu baix consum, nul manteniment i sobretot desincrustació d’incrustacions de calç ja existents són innegables.
    A més no canvia cap propietat de l’aigua perquè el que realment jo buscava era que la calç no em incrustase, sense modificar cap paràmetre de l’aigua, ni la desinfecció ni tenir un excés de sodi com passa amb el sistema tradicional.

    No és funciona amb imants, no és electromagnetico, ni canvia la polaritat de l’aigua, jo he entès que l’equip en estar en contacte amb l’aigua evita que la calç s’incrusti perquè canvien la seva estrucctura molecular que és el que a mi m’interessava.

    He entès que no és un equip d’osmosi inversa, encara que a mi em ve fenomenal com a complement a la qual tinc perquè les membranes em duren molt més temps a l’estar netes d’incrustacions de calç.
    Crec que hi ha molts magatzems a tot Espanya que el venen i que no és un equip nou en el mercat.

    una salutació

  2. Javier Fernández diu

    Esto es un publireportaje disfrazado de artículo periodístico. Ver este enlace:

    https://www.iagua.es/blogs/luis-martin-martinez/mitos-y-timos-agua-descalcificadores

Deixa una resposta

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.


Totlleida t'informa que les dades de caràcter personal que ens proporcions omplint el present formulari seran tractades per Eral 10, S.L. (Totlleida) com a responsable d'aquesta web. La finalitat de la recollida i tractament de les dades personals que et sol·licitem és per gestionar els comentaris que realitzes en aquest bloc. Legitimació: Consentiment de l'interessat. • Com a usuari i interessat t'informo que les dades que em facilites estaran ubicats en els servidors de Siteground (proveïdor de hosting de Totlleida) dins de la UE. Veure política de privacitat de Siteground. (Https://www.siteground.es/privacidad.htm). El fet que no introdueixis les dades de caràcter personal que apareixen al formulari com a obligatoris podrà tenir com a conseqüència que no atendre pugui la teva sol·licitud. Podràs exercir els teus drets d'accés, rectificació, limitació i suprimir les dades en totlleida@totlleida.cat así com el dret a presentar una reclamació davant d'una autoritat de control. Pots consultar la informació addicional i detallada sobre Protecció de Dades a la pàgina web: https://totlleida.cat/politica-de-privacitat / , així com consultar la meva política de privacitat.