Varices: prevención, alivio y tratamiento, todo en uno

Felipe M. Miller / Tener Salud

Así empiezan las varices.

Al principio se trata sólo de las típicas “arañitas” venosas, de esas venas más marcadas, ligeramente engrandecidas y abultadas que pueden provocar molestias, sensación de pesadez o picazón. Se les reconoce como un problema de circulación periférica y tienen su origen en el sedentarismo, el tabaco, pasar demasiadas horas de pie en el trabajo, la mala alimentación e incluso los peajes de la moda (llevar zapatos de tacón o medias y pantalones demasiado ajustados).

Pero no se les suele dar mucha importancia, más allá de ocultarlas bajo una falda larga o un pantalón, si a la persona que las tiene le importa que se le vean.

Y así pueden acabar.

Perdóneme si la foto le resulta impactante, pero ilustra perfectamente la realidad. Las pequeñas “arañitas” venosas ya se han convertido en toda una enfermedad vascular que afecta seriamente a la calidad de vida de la persona que la sufre. Y en este estado, las varices cursan con dolor, hinchazón, hormigueo y edemas, y restringen la movilidad y la actividad diaria, llegando a ser incapacitantes.

Incluso, en algunos casos extremos, pueden derivar en patologías muy graves, como una varicorragia -rotura venosa- o una tromboflebitis, un tipo de coágulo que incrementa el riesgo de embolia pulmonar. Y esto va más allá de una mera cuestión estética.

Pero hoy no pretendo hablarle del problema, sino de su solución. Y es un mensaje lleno de optimismo, pues le va a permitir:

    • – Prevenir las varices y otros trastornos asociados a la mala circulación periférica, impidiendo que entren en su vida.
    • – Evitar que los primeros síntomas menores evolucionen y lleguen a la magnitud que refleja la segunda fotografía.
    – Y, en el caso de que usted ya sufra varices en estado avanzado, aliviar, disminuir e incluso revertir los síntomas para que recupere su calidad de vida.

¿Que cómo es posible?

Seguramente habrá oído que no es fácil deshacerse de las varices una vez que aparecen. Y así es. Pero ha caído en mis manos un complemento nutricional venotónico -es decir, que favorece la circulación- que le permitirá plantarlas cara de una forma tan natural como eficaz (y también a los trastornos asociados a esta patología).

Tanto si es usted mujer (el principal grupo de riesgo) como si es hombre, si tiene venas inflamadas o dilatadas en las piernas y nota que éstas comienzan a “pesar” e incluso le duelen, significa que su sistema venoso de retorno no funciona correctamente y es el momento de actuar de una vez por todas.

Ante de decirle de qué complemento se trata y dónde puede conseguirlo, le explico cómo actúa en profundidad.

El origen del problema: la insuficiencia venosa

El término insuficiencia venosa está asociado a una serie de manifestaciones clínicas especialmente molestas y dolorosas que afectan a las piernas debido a la mala circulación periférica (un flujo sanguíneo ralentizado). En nuestro país la sufren más de nueve millones de personas, lo que la convierte en una de las enfermedades vasculares más comunes. (1)

Al principio, esta patología compromete en diferentes grados la calidad de vida de las personas que la padecen. Pero si no se trata convenientemente, con el tiempo puede derivar en insuficiencia venosa crónica (IVC) y dar lugar a problemas más serios.

La insuficiencia venosa se origina cuando la sangre que circula por las venas no consigue regresar correctamente al corazón, es decir, las venas son incapaces de retornar correctamente esa sangre. Esto es debido a un mal funcionamiento de las válvulas que se encuentran en su interior y que se encargan de hacer que la sangre circule de una forma fluida y evitar que pueda regresar hacia el mismo lugar del que procede.

Cuando esto ocurre se presenta una acumulación de sangre en las venas, que es lo que llamamos varices. Además, nunca llegan solas. Los otros síntomas de la insuficiencia venosa las suelen acompañar desde el primer momento: piernas hinchadas, dolores, pesadez, edemas…

Si usted los sufre, sabrá lo que es ver como poco a poco van complicando su día a día sin que pueda hacer nada para evitarlo. Quizá hasta haya llegado a preguntarse con cierta desesperación qué es lo que ha hecho mal, por qué las válvulas de sus venas han dejado de funcionar.

“¿Por qué tengo yo varices?”

Si me permite contestarle, le diré que, en muchas ocasiones, sencillamente porque sí, ya que hay determinadas circunstancias que pueden predisponerle a padecer problemas circulatorios. Entre ellas se encuentran el embarazo y los denominados “factores no modificables”, como por ejemplo la herencia genética, la edad (con el paso de los años se agravan los problemas de circulación) y el sexo (las mujeres son más propensas a sufrir varices por motivos hormonales, con una proporción de cinco mujeres por cada hombre). (2)

Sin embargo, también existen los denominados “factores modificables”, es decir, aquellos que sí dependen de sus propios hábitos y con los que se pueden llegar a paliar los síntomas asociados a las varices y a la insuficiencia venosa. Son éstos:

  • Vicios posturales: evite pasar muchas horas en la misma posición. Cambie de postura frecuentemente, dé pequeños paseos cada dos horas y utilice dispositivos para mantener los pies elevados mientras trabaja.
  • Vestimenta: utilizar pantalones o medias muy ajustados agrava los problemas circulatorios, por lo que se recomienda vestir prendas holgadas.
  • Fuentes de calor: evite las saunas, la depilación con cera caliente o la exposición solar excesiva en las piernas, ya que producen la dilatación de las venas y agravan los síntomas de la insuficiencia venosa.
  • Sedentarismo: la práctica habitual de ejercicio físico favorece la contracción y la relajación muscular al tiempo que activa nuestro sistema circulatorio.
  • Mala alimentación: el consumo excesivo de calorías provoca sobrepeso y obesidad, agravantes de los problemas circulatorios periféricos. Siga una dieta rica en frutas, verduras frescas y cereales y beba 2 litros de agua al día como mínimo.

Evitando estos factores de riesgo y siguiendo las pautas recomendadas usted puede mejorar sus problemas circulatorios y paliar parte de sus efectos.

Aun así, la vida moderna no deja de pasarnos factura a nuestra salud: las exigencias laborales y los quehaceres diarios no siempre nos permiten cuidarnos como es debido, poder practicar algún deporte o comer adecuadamente. Y aquellas personas que se ven obligadas a permanecer mucho tiempo de pie en el trabajo (dependientes, camareros, azafatas…) o también muchas horas sentados (trabajadores de oficina, taxistas…) difícilmente podrán evitar tener varices en un futuro.

Entonces, ¿qué hacer si se encuentra en riesgo de padecer insuficiencia venosa, si ya sufre sus primeros síntomas o directamente si sus problemas de circulación no le dan tregua?

Es el momento de aliarse con la naturaleza para ponerles freno.

La fitoterapia ofrece excelentes alternativas a los fármacos convencionales, tanto en uso tópico (con cremas) como por vía oral. Este es el caso del complemento nutricional a base de 6 plantas que he seleccionado hoy para usted, que le será de gran ayuda para prevenir y combatir la insuficiencia venosa, mejorando su circulación sanguínea y fortaleciendo sus paredes vasculares.

Estos son los ingredientes naturales que van a aumentar sustancialmente su calidad de vida.

La sófora y el naranjo amargo, aliados de las piernas hinchadas

Los flavonoides son pigmentos vegetales descubiertos en 1930 por el premio Nobel de Fisiología y Medicina Zent-György, quien ya por entonces demostró que ayudaban a regular la permeabilidad de los capilares (pequeños vasos sanguíneos implicados en la circulación periférica). (3)

Muchos han sido los estudios posteriores a su descubrimiento, y se han llegado a identificar más de 5.000 compuestos diferentes que pertenecen al grupo de los flavonoides. (4)

Entre ellos destacan los citroflavonoides, que se encuentran principalmente en los cítricos. El principal flavonoide de la naranja, por ejemplo, es la hesperidina. Y ésta última está también presente, junto a la diosmina, en los limones y mandarinas. (5)

Precisamente una de las plantas con mayor contenido de estos dos flavonoides es el naranjo amargo(Citrus aurantium), utilizado desde hace años para estimular la circulación. Diversos estudios han demostrado que la acción combinada de diosmina (450 mg) y hesperidina (50 mg) es efectiva para evitar el aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos. Por lo tanto, su uso como complemento para el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica (IVC) está corroborado científicamente. (6) (7) (8)

Y entre las plantas, destacan las flores y semillas de la sófora (Sophorae japonica), cuyo contenido en flavonoides, como la troxerutina, es excepcional. (9) 

Esta sustancia también cuenta con el aval científico, demostrando beneficios tras tomarse durante un período de 2 ó 3 meses en complementos de 1.000 mg de este principio activo. Según el estudio, la troxerutina reduce la permeabilidad capilar, por lo que mejora la hinchazón y el dolor derivados de la IVC. (10) (11)

Pero al margen de los estudios que remarcan sus beneficios, no es casualidad que los principales medicamentos convencionales contra la insuficiencia venosa cuenten en su composición con diosmina y troxerutina. Aunque, como siempre le digo, ¿por qué ir a buscar a la farmacia lo que la naturaleza nos ofrece con la misma eficacia y sin efectos secundarios?

En cualquier caso, los flavonides no bastan por sí mismos para atajar todos los síntomas de la insuficiencia venosa. Si de verdad quiere ver una mejoría en su circulación periférica, combatir las varices y notar las piernas menos hinchadas y más relajadas, deberá sumar a los flavoniodes otros ingredientes naturales. Y es que, como va a ver a continuación, en el caso de la IVC, “la unión hace la fuerza”.

La vid roja, alivio para los edemas y la pesadez de las piernas

Y con este propósito de aunar fuerzas, los complementos alimenticios elaborados a partir del extracto de hojas de vid o pepitas de uva roja (Vitis vinifera) presentan una alta concentración de antocianidinas y flavonoides, los principios activos responsables de su efecto terapéutico sobre la insuficiencia venosa.

Varios estudios clínicos han demostrado que estos compuestos ejercen un efecto “sellante” en los capilares, consiguiendo que sean más estables y elásticos y, por tanto, mejorando su funcionalidad. Además, se ha comprobado que también reducen la permeabilidad de las paredes de los vasos; es decir, que gracias a ellos disminuye la cantidad de líquidos que pasan al tejido intersticial (el que se encuentra entre las células). En consecuencia, se reduce la formación de edemas y la hinchazón de las piernas, atenuándose la sensación de pesadez. (12)

También según otro estudio, los complementos a base de extracto de vid roja por vía oral resultan especialmente efectivos para el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica y sus síntomas (venas varicosas, pesadez e hinchazón de piernas, tensión y calambres…). (13)

Contra la inflamación, el espino blanco y el arándano morado

Y seguimos sumando fuerzas contra otro de los síntomas característicos de la IVC, como es la inflamación. ¿Alguna vez ha probado las bayas del espino blanco (Crataegus oxyacantha) o del arándano morado(Vaccinium myrtillus)? Estos frutos albergan en su interior una riqueza en principios activos que sin duda ayudarán a su circulación periférica: vitamina C y fitonutrientes como la vitexina o las antocianinas, de los que ya hemos destacado su efecto sellante en los capilares.

Respecto a la vitamina C, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) reconoce su relación con la síntesis de colágeno. El colágeno es una proteína estructural fundamental para la piel, las articulaciones y los cartílagos, pero también para los tejidos que forman las paredes de los vasos sanguíneos, razón por la que la vitamina C, al participar en su síntesis, favorece una correcta circulación. (14)

Por su parte, la vitexina, uno de los principales principios activos del espino blanco, ejerce efectos beneficiosos para la salud cardiovascular y tiene demostrada su acción antiinflamatoria, por lo que puede resultar de utilidad en caso de inflamación en las extremidades inferiores. (15)

Ya hemos visto cómo este complemento le ayudará a prevenir, aliviar y tratar varios de los síntomas de la IVC: piernas hinchadas, edemas, pesadez, etc. Pero… contra las varices, ¿qué?

El castaño de Indias, un gigante natural contra las varices

Quizá haya echado de menos el tratamiento herbal más popular y documentado para el tratamiento de la insuficiencia venosa en Europa: el castaño de Indias (Aesculus hippocastanum).

Los efectos terapéuticos asociados al consumo de extracto de castaño de Indias se deben a su principal principio activo, una mezcla de saponinas triterpénicas conocida como aescina (o escina). La lista de beneficios asociados a su consumo es larga: fiebre, hipertrofia benigna de próstata, infecciones bacterianas, trastornos respiratorios y circulatorios…

Sin embargo, para lo que es especialmente efectiva es para el tratamiento contra la IVC, ya que ayuda a reducir significativamente el edema, el dolor y la picazón en las piernas. (16)

En este caso, es importante que la sustancia vegetal utilizada, las semillas desecadas de castaño de Indias, contenga un mínimo de un 3% de extracto estandarizado de aescina para garantizar su efectividad. (17)

Sus efectos antinflamatorios, venotónicos y antiedematosos han quedado ampliamente demostrados en varios estudios clínicos. Cabe destacar uno de ellos, que consistió en una revisión sistemática de 17 estudios anteriores para evaluar la efectividad y la seguridad del consumo de extracto de semillas de castaño de Indias. (18)

De forma general, las dosis diarias administradas en estos estudios fueron de 100-150 mg de extracto estandarizado de aescina en cápsulas (ya le adelanto que el complemento del que le he hablado supera holgadamente esa cantidad), repartido en diferentes tomas y durante un período de unas 4 semanas. Los autores concluyeron que este extracto es una opción efectiva y segura para el tratamiento sintomático de la insuficiencia venosa crónica a corto plazo.

Otras revisiones han encontrado similares beneficios, añadiendo en algunos casos a éstos una disminución de la hinchazón en tobillos y piernas. (19)

En resumen, el complemento que he seleccionado para usted le ofrece los efectos beneficiosos demostrados por la ciencia de 6 plantas: la sófora, el naranjo amargo, la vid roja, el espino blanco, el arándano morado y el castaño de Indias. Pero, además, presenta una importante particularidad a la hora de tratar los trastornos asociados a la insuficiencia venosa que le contaré enseguida.

Por qué le recomiendo este complemento

Antes de nada, tengo que aclararle que usted puede optar por tomar algunos de los ingredientes presentes en este complemento mediante la alimentación, como las bayas del espino blanco y el arándano o los frutos de otras plantas. Pero si se decide por complementos nutricionales, hágalo por uno que trabaje con sus extractos estandarizados en los principales principios activos, como el que hoy le recomiendo.

Dependiendo de sus necesidades, dentro de los complementos con efecto venotónico podrá elegir entre un producto basado en una única planta (formulaciones simples) o bien por una combinación específica de nutrientes y plantas (formulaciones compuestas).

Si tiene problemas de varices, hinchazón, retención de líquidos, pesadez u hormigueo en las piernas, mi consejo es que busque fórmulas compuestas que le permitan afrontar todos estos problemas de forma global y sinérgica de una sola vez.

¡Y es precisamente en esto donde destaca Veniomax sobre el resto!

Este complemento venotónico incluye todos los componentes naturales que acabamos de ver y, lo que es fundamental, todos ellos estandarizados. Un buen ejemplo es que, aunque los estudios con extracto de castaño de Indias ya demuestran beneficios a partir de los 100 mg y una estandarización del 3% en aescina, este complemento ha ido varios pasos más allá. En la dosis diaria recomendada (6 cápsulas repartidas en 3 tomas) obtendrá 240 mg de extracto de castaño de Indias estandarizado entre el 18 y 22% de aescina con garantías de beneficios.

Sume a esto sus 750 mg de extracto de sófora estandarizado al 95 % de troxerutina, así como otros 750 mg de extracto de naranjo amargo estandarizado al 90 % de diosmina. Sin olvidar los extractos de bayas de espino blanco y arándano estandarizados en vitexina y antocianidinas respectivamente, así como su contenido en vitamina C.

En definitiva, este complemento le aporta extractos de plantas ricos en principios activos conocidos por su capacidad de reforzar las paredes capilares y que actúan en sinergia para mejorar la sensación de bienestar vascular. Puede confiar en su acción global para:

  • Plantar cara a las venas varicosas y a las arañas vasculares.
  • Mejorar su circulación venosa periférica.
  • Mejorar la sensación de piernas cansadas, pesadas o doloridas.
  • Reducir la inflamación de tobillos y piernas.

Y con ello:

    • – Podrá sentir sus piernas más ágiles y ligeras, libres de dolores e hinchazón.
    • – No tendrá que ocultarlas y ganará en confianza y autoestima.
    – Estará cuidando su salud y evitando un “susto” vascular en un futuro.

Dado que la prevención es más sencilla que el tratamiento, le recomiendo que comience a tomar este complemento ante la aparición de la mínima “arañita” vascular, por pequeña e insignificante que pueda parecerle. Es primordial actuar cuanto antes para evitar la aparición de varices y otros síntomas de la insuficiencia venosa.

Tenga presente que este complemento nutricional le ayudará a aliviar los dolores y a ganar movilidad, autoestima y calidad de vida. Pero, como su propio nombre indica, debe ser siempre “complemento” de una buena alimentación, de un correcto nivel de hidratación y de un estilo de vida saludable.

Si lo desea, puede pedir Veniomax, contra las varices y otros síntomas de la insuficiencia venosa, en este enlace.

¡A su salud!

Felipe M. Miller 

Deixa una resposta

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.


Totlleida t'informa que les dades de caràcter personal que ens proporcions omplint el present formulari seran tractades per Eral 10, S.L. (Totlleida) com a responsable d'aquesta web. La finalitat de la recollida i tractament de les dades personals que et sol·licitem és per gestionar els comentaris que realitzes en aquest bloc. Legitimació: Consentiment de l'interessat. • Com a usuari i interessat t'informo que les dades que em facilites estaran ubicats en els servidors de Siteground (proveïdor de hosting de Totlleida) dins de la UE. Veure política de privacitat de Siteground. (Https://www.siteground.es/privacidad.htm). El fet que no introdueixis les dades de caràcter personal que apareixen al formulari com a obligatoris podrà tenir com a conseqüència que no atendre pugui la teva sol·licitud. Podràs exercir els teus drets d'accés, rectificació, limitació i suprimir les dades en totlleida@totlleida.cat así com el dret a presentar una reclamació davant d'una autoritat de control. Pots consultar la informació addicional i detallada sobre Protecció de Dades a la pàgina web: https://totlleida.cat/politica-de-privacitat / , així com consultar la meva política de privacitat.