Los tres colores sagrados, o el punto perfecto de la carne a la brasa

Ahora que España ostenta el ansiado título de país más saludable, quizás uno se debería parar a analizar más detenidamente cuáles son los distintos factores que le han hecho merecedor de dicho título. Y de entre ellos, sin duda, destaca la dieta mediterránea, que directa o indirectamente ha influido en otro de los factores considerados, la esperanza de vida, que cada vez se sitúa en cotas mayores y que supera ya las ocho décadas. Pero haber nacido en España, no es ni mucho menos sinónimo de ser una persona saludable, para ello, es necesario mucho más, y dentro de ese mucho más destacan sin duda dos factores, la alimentación y la práctica de ejercicio diario. Y es que, llevar una buena alimentación, significa tener una alimentación variada y equilibrada rica en frutas y verduras y en las que los hidratos de carbono y las proteínas animales representen solo el 25%, en cada caso, de la ingesta diaria. Pero llevar esto a la práctica no siempre es sencillo, y mucho más complicado resulta cuando se acude a un restaurante, y es que es difícil resistirse a una buena carne a la brasa en Barcelona o en cualquier otra ciudad. Y es que comer, es un gran placer.

Sin embargo, cuando uno empieza su peregrinaje en busca de un buen lugar para comer carne a la brasa en Barcelona o en cualquier otra ciudad, no siempre es sencillo encontrarlo. Y es que no en todos los restaurantes conocen los tres elementos fundamentales de la buena carne a la brasa, que no son otros, que la materia prima, la curación de la carne en la cámara y el punto de asado.

Dicen los expertos, que el secreto de una buena carne a la brasa pasa por aproximar la carne lo máximo posible al fuego y cubrir la parte superior de la misma con abundante sal gruesa. Una vez alcanzado el punto deseado se voltea y se añade nuevamente sal a la cara superior. El tiempo, solo los expertos lo conocen, pero dependerá de la intensidad del fuego y del tamaño de la pieza.

Los que saben de esto aseguran que el punto perfecto, pasa por conseguir los tres colores sagrados, que son: el quemazón marrón de la capa exterior producido por el roce con el fuego, el sonrosado de la pigmentación del calor más diluido y el rojo intenso del interior que ha de ser la capa más gruesa. Por supuesto, solo aquellos con muchos años de experiencia a sus espaldas son capaces de lograr el punto perfecto a la primera. Pero tampoco se debe olvidar que también hay comensales para todos los gustos, y que aquello que para uno es perfecto para otro puede ser de más o también de menos.

Deixa una resposta

La vostra adreça de correu electrònic no es publicarà.


Totlleida t'informa que les dades de caràcter personal que ens proporcions omplint el present formulari seran tractades per Eral 10, S.L. (Totlleida) com a responsable d'aquesta web. La finalitat de la recollida i tractament de les dades personals que et sol·licitem és per gestionar els comentaris que realitzes en aquest bloc. Legitimació: Consentiment de l'interessat. • Com a usuari i interessat t'informo que les dades que em facilites estaran ubicats en els servidors de Siteground (proveïdor de hosting de Totlleida) dins de la UE. Veure política de privacitat de Siteground. (Https://www.siteground.es/privacidad.htm). El fet que no introdueixis les dades de caràcter personal que apareixen al formulari com a obligatoris podrà tenir com a conseqüència que no atendre pugui la teva sol·licitud. Podràs exercir els teus drets d'accés, rectificació, limitació i suprimir les dades en totlleida@totlleida.cat así com el dret a presentar una reclamació davant d'una autoritat de control. Pots consultar la informació addicional i detallada sobre Protecció de Dades a la pàgina web: https://totlleida.cat/politica-de-privacitat / , així com consultar la meva política de privacitat.